sábado, 13 de octubre de 2007

Dejamos atrás Inio....bitacora de viajes

Una fosforescente línea roja divide el horizonte en dos. Arriba una oscura inmensidad donde empiezan a asomar las estrellas, la otra mitad, igual de oscura, por sobre la que avanzamos en una imaginaria horca de goma y petróleo.
Frente al horizonte, a lo lejos, una torta de luces gobernada por otra pequeña señal roja, dibuja mi destino….el Buque Cirujano Videla.
Salimos de Inio anocheciendo, nos montamos en el mar, y como en puntillas, nos camuflamos en este mundo irreal, navegamos entre decenas de pequeñas y medianas embarcaciones que son nuevas luces entre estos dos negros infinitos; la noche y el mar.
Entramos allí en un trance ronroneante de motor, nos mece el agua y en su lecho, flotando, estas pequeñas casas marinas iluminadas, guardan sus propios misterios, luces cálidas de donde se huelen cocimientos, asoma vapor de ollas, calor de chimenea, donde reposan los navegantes después de su largo día de sal.
Avanzamos, se queda atrás este poblado de lanchas con sus pescadores, queda atrás Inio, y entramos en la intensa oscuridad del glofo del Corcobado, mi horca de goma ruge y avanza rabiosa, deja tras de sí, un triangulo de espuma blanca, como queriendo dividir el agua.
Comprendo al mar, a los marineros, a mi abuelo, a cada uno de mis compañeros, comprendo porque estoy aquí, en esta dimensión ajena, en esta fracción de historia desconocida para toda realidad, justo en medio de los márgenes. Y respiro el viento frío, la boca salada y me gusta, me gusta sentir este pecho tan lleno de todo eso; de las ideas, los rostros, las historias, porque en cada espacio de la tierra o del mar, los dolores y las grandezas, son las mismas de toda la humanidad.
Avanzo por la oscura noche y el oscuro mar, me siento satisfecha, cansada, con hambre, pero tan plena,… haber visto a la pequeña y tímida de ojos azules que llena de temblores se me acerca y en un aterrado hilo de voz me dice “me toca control”, la pequeña que hace cinco meses no se despegaba de las faldas de su madre, hoy jugaba entre los niños de Inio, y frente a mi, quebraba sus temores alzando su voz. O Leopolda en su cuerpo doliente, ofreciendo siempre su misma sonrisa; dulce, humilde y agradecida, sonriéndome, aunque yo sea incapaz de calmar sus dolores.
Carla y Víctor creyendo en las transformaciones, en educar a los niños en igualdad, oportunidades y derechos, y su pequeña hija, Libertad. ¡Cómo crece la libertad!, como corre indomable entre los pangues y las ovejas, corre, se lanza y juega entre los niños del fin del mundo.
Navegamos y me siento feliz, fue un buen día, me siento parte de esta noche, de este mar, de este poblado desconocido de los canales chilotes.
Navegamos casi una hora y el frío se hace grato, la torta de luces se transforma en buque, nuestro gigantesco refugio de metal y ruido.

“Victor delta permiso para atracar a su costado” “Afirmativo a su última”

Son casi las 21:00 hrs, aun no comemos, un par de mates y pan amasado mataron el hambre, arriba nos espera un plato caliente, mi guatero para los pies fríos y mi angosto camarote, para descansar y entrar a mi propia isla.
Daniela Salgado Burgos.

12 comentarios:

astrocito dijo...

querida amiga, el otro dia me dijiste renueva tu blog y asi lo hice... pero pucha no tengo esa maravillosa capacidad de escribir como tu o fotografair como tu,pero en honor a tu grito de libertad.... asi es la web libre: todos subimos comentamos y opinamos a nuestro propio estilo.....desde nuestro prisma......

canastafamiliar dijo...

Tanto comentario tuyo en mi blog no tiene dos explicaciones: "estabay cocia".

un beso

nos vemos el sabado, estoy expectante pues volveré a ver a la tía Emelina luego de haber pasado más o menos una decena de años de su brutal fallecimiento.

Boletín Werken MJD-Chile dijo...

Bonita la historia que nos cuentas, pero mejor la manera como vas narrando...que buena!!! hasta me emocioné..(no me verás las lágrimas!!!)Ojalá que esa Libertad siga creciendo...un abrazo...

pepe

Loreto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Loreto dijo...

La tecnología defnitivamente une y no separa. Me gusta leerte e imaginar todo lo que te pasa....es como estar ahi contigo.
Besos
PD: te voy a linkear en mi blog
vamosdepaseo.bligoo.com

Soledad Burgos dijo...

OYE PRIMA...TUS VIAJES SE ESTÁN TRANSFORMANDO EN LA MICRO HACIA UN PEDACITO DE MI TIERRA, DE LOS MÍOS, DE LO QUE EN DEFINITIVA NECSITO PARA SENTIR ESA CALMA,,,EN EL AMPLIO SENTIDO DELA PALABRA
EXTRAÑO TANTO CHILOÉ, EXTRAÑO ESE OLOR A LEÑA, AL VAPOR DE LA LLUVIA (LO SENTISTE A ESO DE LAS 6 DE LA MADRUGADA), EN FIN,,,GRACIAS POR ESE PEDACITO QUE ME ACERCA A MIS ANCESTROS.
TE QUIERO MUCHÍSIMO
TU PRIMA ANDREA
http://soledadburgos.blogspot.com/

canastafamiliar dijo...

Raniela Sapa fue un gusto tremendo para m� el que estuvieses el s�bado en el cumple-a�o de la Amelia. Tu presencia y la de la T�a Emelina (o "campe�n") dio gran realce y buena onda a la ceremonia. Espero que volvamos a reunirnos antes de que nuestras vidas se confundan con la tierra y broten desde nuestros p�rpados generosos perales y s�lidos guindos.

��sal�.

canastafamiliar dijo...

cambia la weá que está echando olor.

Soledad Burgos dijo...

ya pu' prima......qué pasó?
se extrañan sus historias

José Bustos Barra dijo...

¿Qué será de la Daniela? Habrá que salir a buscarla...

marcos dijo...

Gracias por dejarme seguir descubriendo Chiloe , tierra de mi abuela williche. Donde me siento más cerca de mi historia. Desde Bs.As. mi corazon esta en Compu. Marcos

jose furio dijo...

Hola Daniela, me gustan tus fotos y sobre todos los comentario, me estoy enamorando de tu Chile, y de Chiloe.
Por lo poco que te conoci eres una mujer muy noble.